En mi piel

Despierto, parece que estoy cansado, en la ducha le gano al sueño, un desayuno a la rápida con café, un día lleno de actividades, un beso que se hace feliz, hora de dormir, me empieza a dar vueltas todo lo que pasó en el día, me agobio, hay tanto que deje de hacer, conciliar el sueño es fácil algunos días. Pero son los otros días cuando soy consciente de la piel que habito. Una piel que me incomoda, un mundo que se hace doloroso. La coraza aprendida de indiferencia se cae y todo duele. Algunas veces la vida duele más de lo que se es posible soportar, pero al mirar hacía el lado me hago conciente que lo mío son “pelos de la cola”.

Mal de muchos consuelo de tontos dicen, pero el consuelo algunas veces es mejor que nada.

Instalar Android Orange Pi PC Plus

Hace algún tiempo me compré una Orange Pi PC Plus más que nada por curiosidad ya que no tenía ningún proyecto en mente. Cuando me llegó y lo encendí me di cuenta que venía con una versión en Chino y muy extraña de Android. Intuitivamente no fui capaz de hacer nada. Así que comencé inmediatamente mi búsqueda.

Aquí me lleve mi primera decepción con la Orange Pi, el sitio oficial es realmente HORRIBLE. Hay varias versiones para descargar pero muchos enlaces están rotos o el link de descarga es de Baidu (algo así como el Google Chino), el gran problema es que la velocidad de descarga, al menos de este lado del mundo es pésima. La velocidad varia entre 100 – 200 kb/s. Me hizo recordar una decada atrás.

La versión de Android disponible en el sitio es la misma que venía instalada así que no era una opción. Buscando por aquí por allá me encontre con una opción más o menos limpia que explicaré como instalar. Pese a que uso normalmente Linux esta vez haré la guia de cómo hacerlo con Windows para no agregar una complejidad innecesaria.

Lo primero, lógicamente, es descargar todo lo que usaremos:

Como no los quiero torturar, les dejo un link directo para cada archivo.

Manos a la obra

Instalamos SDFormater y ejecutamos.

Aquí no hay donde perderse, simplemente seleccionar Format y dejar todo como viene.

Ahora vamos con PhoenixCardV3.0.9

Lo primero es seleccionar la memoria SD, luego pinchar en “Img File” y buscar el archivo de Android que descargaron.

En Write Mode hay dos opciones:

  • Product: Si seleccionan esta cuando pongamos la microSD en la OrangePi se instalará Android en le memoria interna
  • Startup!: Si selecionan esta opción Android quedará instalado en la microSD y si prenden la OrangePi sin la memoria partirá tal como venía de fabrica.

Personalmente preferí instalarla en la memoria interna porque la versión de Android que trae no sirve para nada.

El proceso dura un par de minutos, dependiendo de la velocidad de la memoria.

No sé si a todos les pasará pero al menos a mi me hizo pasar hartas rabias un error absurdo que me salia cuando trataba de hacer “Burn” a la imagen. Leyendo por ahí encontré que la solución era con el programa abierto y sin extraer de forma segura con Windows sacar la SD y ponerla nuevamente. No me pregunten por qué pero funciona.

Cuando ya termina el proceso solo nos queda poner la microSD en la Orange Pi y esperar que se instale en la memoria interna. No se demora mucho, creo que no más de 2 minutos. Verán algo como esto:

Finalmente partirá Android y se sentirán como en Casa.

Algunos tips:

  • No hay boton atrás, pero si conectan un mouse con el botón secundario lo podrán hacer
  • No sé por qué pero no funciona el Wifi, en todo caso para mi no es necesario porque solo lo uso cerca del tv y tengo cable de red
  • Trae varios programas utiles instalados, como por ejemplo Kodi. Funciona super bien para ver IPTV.

No quiero, no puedo, no me interesa

No quiero, no puedo y tampoco me interesa vivir como si nada hubiese pasado. Puede ser un error, pero me resisto a volver a vivir como si todo fuera como antes.

Probablemente sea un gran error, pero hay cosas que no quiero pasar y a ratos es incomprensible hasta para mi, pero ¿por qué tendría que engañarme a mi mismo y hacer algo que no quiero por el “bien de otros”? Muchas veces el amor es la respuesta, pero hay veces que simplemente no puedo.

La vida a mi alrededor cambió hace muchos años cuando murió mi papá y no creo estar preparado para vivir una navidad como antes que eso pasara. Pese a que le he dado mil vueltas al tema no logro hacer que lo racional prime por sobre lo emocional.

Solucionar cambio de hora Dual Boot Ubuntu – Windows

Es habitual que cuando tengamos alguna versión de Linux y Windows instalados con Dual Boot se cambie la hora cada vez que nos cambiamos.

Básicamente esto pasa porque Linux trabaja el reloj del PC por defecto como hora universal y Windows, al contrario, lo hace como hora local. Para solucionar esto hay dos opciones, configurar Linux como local o Windows como universal.

A mi me gusta más configurar Windows como Universal, así que eso vamos a hacer…

  • Abrir regedit
  • Navegar hasta:
    HKEY_LOCAL_MACHINE\SYSTEM\CurrentControlSet\Control\TimeZoneInformation
  • Boton derecho y seleccionar “Nuevo -> Valor de DWORD (32 bits)”

regedit-1

  • Como nombre agregamos “RealTimeIsUniversal” (sin las comillas, obviamente)
  • Se hace doble click para editar el valor y cambiarlo de 0 a 1.regedit-2

Con eso ya está listo. Ahora solamente hay que reiniciar y entrar a Linux nuevamente para que cambie la hora. La próxima vez que se se inicie con Windows ya no se habrá cambiado la hora y no volverá a pasar.

La gran decepción de Allo

Tanto se habló de Allo y que sería el gran rival de Whatsapp que no aguanté las ganas de probarlo cuando fue anunciado, pero como no estaba disponible en Play Store lo bajé desde apk mirror.

allo

Después de unos minutos de uso y maravillarme por el asistente de Google, que ahora solo está disponible en inglés,  y una que otra opción novedosa sentí una gran decepción y supongo que será un gran fracaso para Google, al menos hasta que lo actualicen y se pongan al nivel que hoy tienen sus rivales.

El asunto es simple, no tiene ni la mitad de las funciones de Whatsapp que lo hacen ser el líder indiscutido.

Es muy básico, pero con funciones novedosas, el gran problema es que le faltan demasiadas opciones básicas.

¿Que le falta?

  • Poder ver o configurar la hora de conexión de nuestros contactos o si están en linea.
  • Emoticons, si emojis o como quieran decirle. Usa los mismos de hangouts que francamente son horribles.
  • Respaldos de las conversaciones. No somos pocos a los que nos gusta mantener nuestras conversaciones pese a cambiar el telefono, y eso hoy no es posible con Allo, no sé hace un respaldo diario como whatsapp y tampoco están sincronizadas en linea.
  • Chat desde el PC. Una de las grandes características es Whatsapp Web ya evita tener que sacar el teléfono a cada rato cuando estamos frente a un computador. Esa opción brilla por su ausencia.
  • Llamadas.
  • Videollamadas. Si bien esta tampoco es una caracteristica de Whatsapp era esperable que al menos Allo contara con integración a Duo (la nueva aplicación de Google simple y fácil de usar para hacer video llamadas).

¿Y qué tiene de bueno?

  • Chats privados con duración configurable. Es posible iniciar una conversación paralela con cualquiera de nuestros contactos de forma privada, eso significa que todos los mensajes durarán un tiempo especificado y luego de borrarán.
  • Stickers tal como los tiene Facebook, vienen con un parquete básico pero hay un gran número disponibles para bajar.
  • Tamaño de los mensajes. Puede ser una tontería pero a más de alguno le parecerá interesante. Antes de enviar cada mensaje es posible cambiar el tamaño de ese mensaje particular.
  • Google Asistent. Por lejos esto es lo más sorprendente, útil y novedoso, pese a que por ahora solo esta disponible en ingles pero no deja de ser útil.

screenshot_20160924-111851

¿Entonces qué?

No se puede negar que promete, pero le falta un laaaaargo camino por recorrer.  Me parece rara la jugada de Google de querer competir con Whatsapp pero no tener cosas básicas que ellos si tienen.

Todo tiene su encanto…

Tantas veces lo escuché sin entender bien a qué te referías, no lograba entender cómo podías encontrar bonito el invierno y que al mismo tiempo te gustara el verano. Muchas veces me dijiste que no todo era blanco o negro, pero nunca lo entendí bien.

No sé bien cuándo esa concepción empezó a cambiar, pero este primer día de primavera fuí consciente de mi cambio. De pronto me encontré diciendo que extrañaba el calorcito y que me gusta tanto como el invierno, porque las dos épocas tienen su encanto.

Así como hoy, muchas veces te siento cerca y pese a que físicamente no estas, sigues viviendo en mí. No sé si existe un día en qué no te recuerde, una canción, algo que quisiera mostrarte o una fecha especial siempre te traen a mi cabeza.  

Finalmente, pese a la pena de no tenerte y la necesidad que he sentido por casi 9 años de compartir contigo, sé que sigues aquí bien adentro mío y nunca te irás.

Mi lugar en internet…