Archivo de Categoría: Actualidad

Mis comentarios y opiniones de la actualidad Chilena y Mundial.

Saliendo de mi burbuja

Como siempre algunos pueden pensar que nací privilegiado, y otros que tuve mala suerte. Yo pienso que nací al medio, en esa clase social donde a pesar del gran esfuerzo y trabajo diario se pueden conseguir cosas que para otros son imposibles o un sueño.

Mi familia “no es de plata”, pero mis papás tenían un buen trabajo. Estudie toda mi etapa de escolar en un colegio particular pagado súper católico y solo de hombres. Uno de esos colegios que tienen una mensualidad sobre el sueldo mínimo haciendo restrictivo su ingreso y que parezca una mierda para los colegios más caros de Santiago. Entré en pre-kinder y salí en cuarto medio de ese colegio, por lo que en gran parte era mi vida. No conocí la realidad de otro colegio.

Nunca estuve aislado del mundo y veía como era la vida afuera, e incluso en mi misma casa. Mis papás con mucho esfuerzo y no sin dificultad pagaban mi colegio y el de mi hermana. Siempre pensando que solo podrían dejarnos una buena educación para nuestro futuro.

En esa realidad que mis papás crearon tenía compañeros que sin lugar a dudas tenían muchos más recursos que mis papás y también otros que tenían menos. Nunca note en el colegio alguna distinción o discriminación económica a algún compañero, profesor, auxiliar, etc. En ese sentido me encantó la educación que recibí ahí. Todos eramos iguales. Jamás se despreció a nadie.

Durante mi etapa en el colegio era bastante católico, creía en todo eso. Es lógico, fue lo que me enseñaron mis papás en la casa y en el colegio lo reafirmaron. Recién,  yo creo que, en segundo medio comencé a darme cuenta la estupidez que era todo eso, y lo contradictoria que era la iglesia a la cual pertenecía.

Veía como me hablaban de caridad pero la congregación del colegio les pagaba o daba un montón de comodidades y verdaderos lujos a los curas (padres), entre otras muchas cosas.

Así poco a poco comencé a cuestionar todo, todo lo que me decían, enseñaban y mostraban. Esa era mi máxima rebeldía. El punto culmine de mi shuper rebeldía fue no querer confirmarme. Cosa que supuestamente no era obligatorio pero era como si lo fuera. Lo bueno y raro para el colegio fue que varios de mis compañeros no la hicimos. Claro, no sin las charlas y discursos casi amenazantes del “Padre Rector”.

En el colegio todos teníamos para comer, vestirnos bien, tener nuestros útiles, llevar colación, comprar en los recreos, en el almuerzo, etc. Cosa que una vez que salí del colegio me di cuenta con más fuerza que no es la realidad de la mayoría.

En esa época yo no conocía lo que era andar en micro, tener pase escolar porque no nos daban, etc.

Pensaba que todo esto era casi justo porque mis papás se habían esforzado y sacaban la cresta todos los días para tener las cosas que teníamos. Pensaba que la gente que tenía menos era porque no se habían esforzado lo suficiente o sus papás no lo habían hecho. No veía más allá de mis narices, porque no conocía otra cosa.

Gracias a Dios (rememorando viejos tiempos) mis papás me mostraban y contaban otra realidad. La que ellos habían vivido cuando chicos y no tan chicos, una que distaba mucho de la que ellos me hacían vivir a mí. Sin embargo todo eso me parecía muy lejano y que prácticamente pensaba que eso había quedado en el pasado para todo el mundo, no solo para mi familia.

Hoy quizás no piense igual que ellos, pero de cierta forma doy gracias que no hayan sido jamás de derecha y me hayan hecho pensar un poco más allá. Aun que como ya dije, en esa época no entendía bien. Siempre supe por ejemplo lo que fue el golpe militar, las atrocidades que se cometieron, etc.

En mi familia todos eran de la concertación, algunos de ellos convertidos de la derecha, pero concertación al fin y al cabo. Sus ideas y por lo tanto lo que yo sabía era algo “central”. Odiaban a Pinochet pero lo más de izquierda que querían era algo como Bachelet.

Cuando entré a la USACH vi una realidad que jamás había conocido. Las protestas, las peleas con los pacos, etc. Fue ahí cuando comencé a abrir los ojos sobre como eran realmente las cosas. Como era en realidad la represión y los abusos policiales, pero por sobre todo las mentiras de la televisión. Me fui dando cuenta que la prensa en general es cómplice con todos los abusos que cometían los carabineros. Eso sin lugar a dudas no me dejó indiferente y me emputecia. En esa época seguía siendo bien pollo para mis cosas y solo miraba lo que pasaba. Mi realidad comenzó a cambiar, ya no eran delincuentes contra carabineros que hacían el bien, sino todo lo contrario. Bueno, después de me fui de la USACH pero eso ya no importaba, los ojos ya los tenía abiertos.

Hoy en día tengo veo las cosas muy diferentes a hace unos años, y sinceramente quiero cambiar todo. No sé como hacerlo, pero al menos deseo que cambie.

Ya no creo en los políticos, no creo en la izquierda, no creo en la derecha. No quiero que vuelva Bachelet al poder como todos los que se juran izquierdosos quieren.

En lo único que creo hoy en día es en el poder de la gente. El 2011 fue un año hermoso, fue un año donde salimos a la calle sin miedo, tal como nuestros papas crecidos en dictadura no se atrevieron y hoy lo hacen poco a poco junto a nosotros. Haber ido a algunas marchas con mi mamá ha sido una de las mejores cosas que pueden haber pasado, aunque en el momento pelee mucho con ella porque le tiene pánico a los pacos. No deja de ser curioso que le tenga tanto miedo.

Ese es el miedo que hay que erradicar. Yo, y sé que la gente de mi edad no le tiene miedo a los pacos hijos de puta, a los políticos ni a nadie. Podrán pegarnos, armar montajes, tomar algunos detenidos y presos pero los jóvenes de hoy no tenemos miedo. No, y nunca más lo tendremos. Lo que tenemos es rabia contra este sistema injusto, y lo que ellos no entienden es que todas esas cosas que hacen solo la acrecientan.

No es mentira que con cada palo que pegan 10 más se emputecen y saldrán a la calle la próxima vez. El mejor impulso que pueden dar a una protesta social es reprimirla y hacernos enojar. Eso quedó demostrado el 4 de Agosto del 2011.

Ellos no entienden que lo nuestro no es la violencia, es todo lo contrario. Y si algunos son violentos, no lo justifico, pero lo entiendo. Para eso es clave entender que lo que es realmente violento es que no todos tengan derecho a una educación de calidad, a un sistema de salud y trabajo digno, etc. O peor aún, que algunos lucren y se hagan millonarios a costa de la salud, la educación y otras cosas básicas para vivir. Eso es verdadera violencia. Que un “capucha” tire una piedra, queme un banco, un Mc Donalds o una micro no tiene comparación con lo que dije antes.

Los triunfos ciudadanos son nuestros triunfos, los triunfos de la gente común y corriente. Suman y siguen, esto no parará hasta cambiarlo todo. Ya sea que este Piñera en el poder o algún concertacionista al peo y vendido.

En fin, me he alargado demasiado. Algún día escribiré de todo lo que hoy pienso y en lo que creo.

La concertación

Que la concertación se indigne y ponga el grito en el cielo cuando hablan mal de Bachelet y no lo haya hecho con todos los abusos policiales contra los estudiantes y el pueblo Mapuche solo deja en claro que viven dando la espalda a la ciudadanía. Solo les importa volver al poder.

Los Católicos y el sexo

Si la píldora del día después ya es un aborto. Entonces me surgen algunas dudas desde el ámbito Jurídico:

– La paja: Es homicidio premeditado?
– El sexo oral: Es canibalismo?
– Podemos considerar el coito interruptus como abandono de menor?…
– Y qué decir del preservativo? será homicidio por asfixia mecánica?
– Y el sexo anal? Es mandar al futuro hijo a la mierda?……..

Que esos “católicos” se preocupen más por los curas pederastas y menos por el sexo!

#4 de Agosto 2011

Este día quedará marcado con fuego en el recuerdo de muchos de nosotros, y en la historia de nuestro país también. Este día será recordado como el día que la represión violeta e injustificada se tomó las calles, el día en que se pasaron a llevar derechos que incluso consagra la constitución del dictador.

La derecha una vez más demostró que no sabe gobernar si no es por medio del miedo. Neciamente negó la autorización a las marchas convocadas por estudiantes secundarios y universitarios violando uno de los derechos básicos en cualquier democracia; el derecho a manifestarse y ocupar las calles que le pertenecen.

Lo más grave,  según mi opinión fue la prohibición de reunión en veredas aledañas a Plaza Italia. Y eso nadie me lo cuenta, lo viví y todos lo vimos por televisión. Carabineros al ver un grupo, incluso pequeño, de personas se acercaba a decir que simplemente no podían estar parados y debían “circular”. ¿Explicación? Ninguna, simplemente que no se podía juntar gente.

Me parece una situación GRAVISIMA! Que nos digan que simplemente no nos podemos juntar en veredas es inaceptable. Algunos olvidan que la dictadura de Perrochet terminó hace más de 20 años y nos quieren regresar a esa época tan lamentable en nuestro país.

Yo fui uno de los miles que asistió a Plaza Italia ese día sin permiso de la intendencia porque no la necesito. Se supone que puedo transitar libremente por mi país, pero ese día Carabineros no me dejó. Me baje en el metro “Universidad católica” y por la vereda comencé a caminar hacia “Baquedano”, no logré avanzar ni siquiera una cuadra cuando un “zorrillo” a toda velocidad pasa lanzando gas lacrimógeno, situación ante la cual lógicamente arranque ya que el aire es irrespirable. De ahí en adelante intente en varias oportunidades avanzar nuevamente hacia Plaza Italia pero era imposible, los carabineros estaba por todas partes con el “guanaco”, el “zorrillo”, las bombas lacrimógenas, etc. impidiendo en normal flujo de personas. El ambiente era asfixiante pero sentía que no podía irme a mi casa simplemente porque ellos ilegalmente prohibieran caminar libremente por nuestra ciudad. Logré reunirme con mucha gente afuera de la Posta Central donde todo se desarrollaba con normalidad. Cánticos y gritos alusivos al movimiento alumbraban la triste noche que se estaba desarrollando.

Luego de un largo rato, decidí volver a mi casa orgulloso de haber asistido al lugar que quería a demostrar pacíficamente al sordo gobierno que puedo caminar libremente por mi país cuando quiera y no porque ellos arbitrariamente digan que no, les haremos caso.

Fui testigo de muchos incidentes, y responsablemente digo que la mayoría de ellos fue iniciados por el lumpen verde (aka Carabineros) atacando a grupos de personas que simplemente ejerciendo su derecho a reunión consagrado en la Constitución se encontraban en el lugar.

¿El resultado final? Una de las jornadas más violentas desde el inicio del movimiento estudiantil, y sin dudas, la más represiva desde la vuelta a la democracia. Una vez más al gobierno “le salió el tiro por la culata”, querían evitar desmanes y justamente fue lo que más sucedió.

Muchas veces las “autoridades” olvidan que están ahí debido a que nuestra “democracia” es indirecta por lo que ellos deben ellos representar la voluntad de quienes los eligieron. Claramente como dice Jorge González, ellos no están haciendo lo que al comienzo se pactó.

Este día lleno de represión no terminó ahí, nos tenía preparadas más sorpresas. Una de ellas es que se dio al conocer el resultado de la encuesta CEP (Centro de Estudios Públicos) reflejando que la inmensa mayoría de los chilenos rechaza al gobierno de Sebastián Piraña (aka. Piñera) y su aprobación continúa disminuyendo y alcanza la paupérrima cifra del 26%. Junto con ello, se dio a conocer que el rechazo al lucro en la educación alcanza un 80%. Queda claro quiénes son los intransigentes ¿verdad?

La otra magnifica sorpresa fue el #Cacerolazo. Debido a la represión sufrida en la mañana se hizo un llamado a realizar un cacerolazo en apoyo a los estudiantes y repudio de la represión. La convocatoria fue simplemente abrumadora, reportes de todo Chile y las comunas más diversas dan cuenta del éxito alcanzado.

Personalmente acudí junto con mi familia a Plaza Egaña debido a la congregación de gente que existía. Era un verdadero carnaval ensordecedor. Realmente el ambiente, el apoyo de los automovilistas y la gente del lugar era conmovedor.

Como resultado final de la jornada, varios organismos internacionales han manifestado su preocupación por la represión ejercida, entre ellos la OEA, Amnistía Internacional, DDHH Interamericana, UNICEF.

Y lógicamente el conflicto fue cubierto por la prensa internacional, una vez más Chile destacó por lo antidemocrático que podemos llegar a ser.

Para terminar este extenso post, simplemente decir que pese a todo estoy muy orgulloso de mi país, no de los gobernantes, sino del pueblo. Ha quedado demostrado que no tenemos miedo y que estamos dispuestos en su mayoría a dar la pelea desde la trinchera de la paz y la organización contra la supresión de nuestras libertades y la sordera de este gobierno. Estamos dispuestos a pararnos frente al guanaco y las lacrimógenas con las manos en alto demostrando que nosotros no somos los violentos y que seguiremos firme en nuestra lucha por mejores oportunidades para todos.

Carabineros: Terroristas con uniforme

Para comenzar, ¿Qué es terrorista? Según la RAE terrorista es aquel que “practica actos de terrorismo.” Ok, entonces ¿qué es terrorismo? Es la “dominación por el terror” o “Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”.

Algunos pueden decir que la definición queda un poco grande, personalmente no lo creo. No es raro escuchar gente que verdaderamente les tiene miedo. Es cosa que se den una vuelta por las comunidades Mapuche y les pregunten a los niñitos. Es increíble y escalofriante el miedo que les tienen. Pero tampoco es necesario ir tan lejos. Estudiantes que van a las marchas también tienen miedo. El actuar de los “aweonaos” es terrible, capaz de golpear a quien se ponga por delante, sin discriminar si es niño, mujer o anciano.

Para que hablar de las marchas del último tiempo. Cada día es más claro que infiltran Carabineros de civil para provocar desmanes y llenar minutos de televisión con violencia y vandalismo.

Basta nada más con haber ido a una marcha para darse cuenta que el ambiente es de mucha creatividad, y sin violencia. Pero carabineros se preocupa en cada una de ella provocar desmanes. Tratan de desviar la atención de lo que de verdad importa.

Chile está despertando

Marcha HidroAysén
+50.000 personas marchando pacificamente contra HidroAysén en el centro de Santiago. (vía @SoyPatagon)

En mis 24 años jamás había visto al pueblo levantarse y exigir lo que cree justo. Demostrarle con fuerza a sus representantes que no están contentos con las decisiones tomadas, y que no están respetando a sus bases. Que finalmente son los que los eligieron para representar sus deseos, y no los que ellos puedan tener.

Chile esta despertado, no es el mismo de hace 1 año. Ahora es un Chile con mucha gente dispuesta no solo a decir en 4 paredes lo que piensa, sino que dispuesta a salir a la calle y gritarlo bien fuerte para que todos los escuchen, sobre todo las autoridades que se hacen las sordas.

Quizás aún no esta tan despierto como me gustaría, pero es un gran avance y quizás incluso yo no estoy tan despierto como se necesita, pero es un GRAN avance.

Hoy no sólo son los estudiantes los que se atreven a marchar, sino es toda la sociedad. Basta nada más con ir a la calle, y ver que las marchas no son los que la televisión trata de mostrar. No son vandalismo, no son encapuchados, no son grupos de extrema izquierda, no son grupos antisistema, somos TODOS. Se pueden ver familia con niños, se pueden ser abuelitos, se pueden ver cuicos, se pueden ver flaytes, en fin, toda la sociedad. Todos marchan y conviven pacíficamente caminando para hacer notar su descontento. En ese grupo heterogéneo todos caminan sintiéndose seguros, pueden ver gente con su iPhone, Blackberry y otros smartphone de lo más tranquilos haciendo streaming, sacando fotos, o simplemente twitteando. Nadie teme al del lado.

No voy a negar que incidentes y violencia existe porque sería ciego de mi parte, y sería hacer lo que cómodamente mucha gente hace creyendo solo lo que la televisión muestra, o incluso los diarios. Pero no seamos tan simplistas para pensar que esa gente tira piedras solo porque son delincuentes o les gusta hacerlo. Todos, y recalco, todos somos responsables de esas personas, todos como sociedad no les hemos dado el espacio para crecer como quizás tuvimos la suerte de hacerlo nosotros. Es gente que ha vivido en la sombra de los que más tienen, sin oportunidades reales. Acaso ustedes si hubiesen vivido así ¿no tendrían rabia acumulada contra un sistema que los utiliza como mano de obra y le niega toda oportunidad de surgir?

Aquí muchos de los ciegos de siempre dirán que no, que se las arreglarían para salir adelante, y a ellos les quiero decir que si, existe gente así. Pero piensen nuevamente. Son pocos, muy pocos. Si muchos fracasan es porque algo no está funcionando bien. Ya sea en una prueba, un ramo, o cualquier cosa.

Todo eso sin mencionar que este gobierno cada día da más muestras de su intolerancia y represión hacia todos los que piensan diferente. Sacando carabineros armados hasta los dientes, y lo digo literalmente, ya que en la manifestación del 20 de mayo no tuvieron reparos en utilizar hasta sus perros reprimir, pero claro, nada de eso sale en la tv.

Finalmente lo único que dejo como reflexión, es ¿qué responsabilidad tiene la clase política en todo esto? Incluso más, ¿Qué responsabilidad tienen en los destrozos generados por no escuchar la voz de quien los eligió para representarlos? Claramente ellos no están haciendo su pega, y como siempre, “el hilo se corta por lo más delgado”

Esto no ha terminado, aún quedan muchas protestas por delante, la autoridad ya ha demostrado que no está dispuesto a cancelar HidroAysén, ha demostrado que no escucha las demandas históricas del movimiento estudiantil, menos las justas demandas de los trabajadores, y aún menos el respeto por los pueblos originarios, concretamente el pueblo Mapuche.

Llegando incluso, a que hoy, 4 mapuches estén en huelga de hambre hace 68 días sin recibir atención ni respuesta a sus justas demandas. Sólo espero, que si alguno llegase a morir luchando por su causa justa, el pueblo Chileno también este despierto para condenar a este estado Criminal, ya son ellos, y sólo ellos los responsables si algo así sucediese.

En fin, un sin número de cosas injustas suceden y seguirán sucediendo. Pero nosotros, seguiremos saliendo a la calle, demandando que nos escuchen y cumplan para lo que fueron elegidos. Representar al pueblo, no sus intereses.

Y ahora si, finalmente, Usted, si usted no sea weón, no crea todo lo que la televisión diga, INFORMECE! Y si no sale a la calle, no importa, los que salen incluso piden mejoras en la calidad de vida suya. Está claro quienes les pagan el sueldo a los de la televisión, basta nada más ver que en las mismas noticias, en los reclames sale la publicidad de HidroAysén. Después de eso es poco lo que puede agregar.