Archivo de Categoría: Mi vida

Todo lo que tenga que ver con mi vida y lo que me pasa esta en esta categoria

En mi piel

Despierto, parece que estoy cansado, en la ducha le gano al sueño, un desayuno a la rápida con café, un día lleno de actividades, un beso que se hace feliz, hora de dormir, me empieza a dar vueltas todo lo que pasó en el día, me agobio, hay tanto que deje de hacer, conciliar el sueño es fácil algunos días. Pero son los otros días cuando soy consciente de la piel que habito. Una piel que me incomoda, un mundo que se hace doloroso. La coraza aprendida de indiferencia se cae y todo duele. Algunas veces la vida duele más de lo que se es posible soportar, pero al mirar hacía el lado me hago conciente que lo mío son “pelos de la cola”.

Mal de muchos consuelo de tontos dicen, pero el consuelo algunas veces es mejor que nada.

No quiero, no puedo, no me interesa

No quiero, no puedo y tampoco me interesa vivir como si nada hubiese pasado. Puede ser un error, pero me resisto a volver a vivir como si todo fuera como antes.

Probablemente sea un gran error, pero hay cosas que no quiero pasar y a ratos es incomprensible hasta para mi, pero ¿por qué tendría que engañarme a mi mismo y hacer algo que no quiero por el “bien de otros”? Muchas veces el amor es la respuesta, pero hay veces que simplemente no puedo.

La vida a mi alrededor cambió hace muchos años cuando murió mi papá y no creo estar preparado para vivir una navidad como antes que eso pasara. Pese a que le he dado mil vueltas al tema no logro hacer que lo racional prime por sobre lo emocional.

Todo tiene su encanto…

Tantas veces lo escuché sin entender bien a qué te referías, no lograba entender cómo podías encontrar bonito el invierno y que al mismo tiempo te gustara el verano. Muchas veces me dijiste que no todo era blanco o negro, pero nunca lo entendí bien.

No sé bien cuándo esa concepción empezó a cambiar, pero este primer día de primavera fuí consciente de mi cambio. De pronto me encontré diciendo que extrañaba el calorcito y que me gusta tanto como el invierno, porque las dos épocas tienen su encanto.

Así como hoy, muchas veces te siento cerca y pese a que físicamente no estas, sigues viviendo en mí. No sé si existe un día en qué no te recuerde, una canción, algo que quisiera mostrarte o una fecha especial siempre te traen a mi cabeza.  

Finalmente, pese a la pena de no tenerte y la necesidad que he sentido por casi 9 años de compartir contigo, sé que sigues aquí bien adentro mío y nunca te irás.

Caminando la vida

Venía caminando tranquilamente cuando de repente alguien se para al lado, no dejaba de mirarme, me asustó, no sé qué quería, no me decía nada. Consiguió mi atención y ahora era yo quien no le sacaba la vista de encima. De pronto comenzó a hablarme, me dijo: qué weá te pasa? Sintiéndome atacado respondí: nada po. Su tono desafiante bajó la intensidad y sentí que hasta me comenzó a hablar con cariño. “Felipe, conozco todo de tí y algo que no quieres ver te pasa.” Baje la mirada, quizás un segundo o una hora, porque el tiempo parecía no pasar, cuando la volví a levantar estaba solo y caminando nuevamente por calles que tantas veces pise. En aquel instante todo pareció irreal y lo dejé pasar sin lograr explicar qué había sido eso.

Después de unas horas al fin creí entender, he ido dejando vida, mi vida, en muchos lugares, uno de esos lugares era el que atravesé ese frío día que decidí caminar de vuelta a la casa, me encontré cara a cara con parte de mi vida, sin provocación me increpó y cuestionó la vida que actualmente tengo, con un aire de superioridad insoportable…

Mi solución

Mi solución no es el olvido, mi solución es más dolorosa, solo sano cuando enfrento y recuerdo el pasado. Algunas veces olvido que mi solución incluye llorar, patalear y sufrir.

image

Mi buena memoria es una necesidad que apoyo con fotos, historiales de conversaciones y lo que escribo, solo así puedo enfrentar el futuro. Nadie me puede decir lo que fui, porque yo ya lo sé.

Mi pasado no es mi condena, es mi primer paso al futuro.

Siempre estuve aquí

*** Nota para mi mismo: No me gustó nada como me quedó esto, pero salió de una y mejor publicarlo a que sea un borrador eterno ***

Pasó un buen tiempo en el que no supe dónde estaba,
Pasó un buen tiempo donde me desconocía,
Pasó un buen tiempo donde hice tonterías,
He pasado un buen tiempo preguntándome,
dónde estoy? qué estoy haciendo? a dónde voy?

La respuesta vienen y van,
Llegan se fuman y esfuman,
pero llegó algo que me puso los pies en el suelo
no sobre piso flotante, ni parquet, ni cerámica,
sobre la tierra misma, en el inicio de todo.

Retornar al comienzo es sanador,
retornar donde partí,
donde quizás me empecé a perder,
caminar por los mismos lugares que tanto pise,
caminar nuevamente con quienes deje atrás,
recomponer tantas cosas,
perdonar, sí, perdonar,
curar esas rabias eternas,
aceptar que nada es perfecto ni lo será,
todo se trata finalmente aceptar y asumir

No estoy firme, pero vuelvo a tener mis pies en la tierra,
lo que viví no quedó atrás, lo llevaré conmigo siempre.
De eso de trata, de soltar sin olvidar,
de avanzar sin negar lo que pasó,
de volar sin dejar de mirar el piso,
de avanzar sin dejar de ser.

Aceptar.
Es fuerte aceptar, pero no se puede escapar de lo que somos,
se que no soy lo que estudio,
no soy lo hago por obligación,
soy lo que me hace feliz,
soy mis impulsos,
soy lo que me hace latir fuerte el corazón,
soy las personas que quiero,
soy lo que deseo,
pero también soy lo que odio.
No soy más ni menos de lo que siempre he sido.