Todo tiene su encanto…

Tantas veces lo escuché sin entender bien a qué te referías, no lograba entender cómo podías encontrar bonito el invierno y que al mismo tiempo te gustara el verano. Muchas veces me dijiste que no todo era blanco o negro, pero nunca lo entendí bien.

No sé bien cuándo esa concepción empezó a cambiar, pero este primer día de primavera fuí consciente de mi cambio. De pronto me encontré diciendo que extrañaba el calorcito y que me gusta tanto como el invierno, porque las dos épocas tienen su encanto.

Así como hoy, muchas veces te siento cerca y pese a que físicamente no estas, sigues viviendo en mí. No sé si existe un día en qué no te recuerde, una canción, algo que quisiera mostrarte o una fecha especial siempre te traen a mi cabeza.  

Finalmente, pese a la pena de no tenerte y la necesidad que he sentido por casi 9 años de compartir contigo, sé que sigues aquí bien adentro mío y nunca te irás.

Agregar un comentario