Casilla de Miami de Correos Chile

banner_correos_casilla

Lo primero es lo primero: Si están pensando en usar la casilla de Miami de Correos Chile NO LO HAGAN

No soy un asiduo comprador de cosas en EEUU por lo que nunca había tenido que usar un servicio como la casilla de Miami, siempre compro cosas en Ebay a personas que despachan a Chile por lo que no lo había necesitado. Pero está vez quería comprar el Chormecast y por Ebay los que envían a Chile cobran más del doble que por Amazon, así que sin buscar mucho me decidí por usar la casilla de Correos Chile, un gran error.

Cabe mencionar que al momento de registrarse en la página te piden asociar una tarjeta de crédito donde cargaran sin previa consulta todos los cargos que se generen por los envíos que hagas a la casilla. Es decir, ellos se pagarán sin tener que preguntarte si estás de acuerdo con los cargos. Quizás sea la única forma que tengan de que la gente les pague y no se queden con los productos, pero es como entregar un cheque en blanco firmado.

Al comienzo todo es súper expedito y la casilla en sí al parecer funciona bien. De todas formas es un poco engorroso el proceso ya que piden que les avises cuando compras algo adjuntando el tracking number, y una vez que lo reciben si va sin la “factura” tienes que enviárselas o no despacharan a Chile. Aparte de lo mencionado el proceso de despacho a Chile es bastante rápido y todo parece funcionar bien.

La tortura comienza cuando el envío sale de Miami hacía Chile, según lo publicado en su página web todo el proceso no debería tomar más de 7 días, pero en mi caso demoraron 7 días HÁBILES en indicar que el producto había llegado. Como lógicamente un avión no tarde 7 días de Miami a Santiago, es muy probable que el producto haya estado en una bodega en el aeropuerto esperando que alguien lo tomara para hacer algo con él. Como las torturas siempre son largas, esta no fue la excepción, y pasaron 5 días hábiles más para que hicieran el ingreso a la “cola virtual” de aduanas para la fiscalización. Proceso que duró una semana más.

Finalmente después de todo eso, y un mes de espera todo volvió a funcionar. El servicio de CityBox funciona muy bien, interesante concepto. No se demoran nada en ir a dejarlo y cuando está disponible para retirar envían un email y un SMS indicando que puedes pasar cuando quieras.

Otro pésimo punto es el nulo servicio al cliente. En el teléfono nadie responde y lo peor es que después de 8 minutos sale una grabación diciendo que están todos ocupados y llames más tarde. En twitter responden puras weas tonteras. Por email siempre responde la misma persona, Patricia Araya. Seguramente no tiene en sus manos resolver nada ya que siempre responde pidiendo disculpas por la demora e indicando que intentarán acelerar el proceso (Claramente no lo hacen).

En fin, el proceso tiene de dulce y agras. Pero sin dudas esperar más de un mes por algo que a lo sumo debería tomar unos días deja con un muy mal gusto en la boca. En lo personal, jamás lo volvería a usar. Existen servicios un poco más caros pero que realmente tardan días y no semanas o meses en hacer lo mismo.