Viajero, no turista

Para ser turista se tiene toda una vida, para ser un viajero no.

Ser viajero implica ser libre, no trazar un mapa, no planificar las vacaciones. Implica tener ganas de hacer algo y simplemente hacerlo, no tener horarios, no tener guías turísticos, ni reservas en ninguna parte. Implica ir haciéndose el camino mientras se camina. Dejarse guiar por la curiosidad, el deseo de conocer, el deseo de vivir nuevas experiencia, sin pensar en nada.

Salar de Uyuni, Bolivia

Ser viajero es ver en todos lados un amigo, dejar de lado lo malo y vivir. Implica algunas veces equivocarse, pero de todo ello salir con una sonrisa, porque será un anécdota más que tendrás para contar a alguien. Será algo más de que reírse y no olvidar.

Ser viajero es salirse del camino que todos siguen, ver la belleza de los lugares donde no llegan todos con sus cámaras. Hablar con quién quiera hablarte, conocer la vida y aprender de cada persona.

Ser viajero implica libertad, si no puedes con ella, sé un turista nada más.