• Sin categoría
  • Corte con cuenta pagada de Chilectra

    Hace ya algunas semanas, debido al no pago al día de la cuenta de luz llaman por el citófono desde la conserjería para avisar que venían de Chilectra a cortarnos la luz.

    Para aclarar, vivo en un condominio con 4 torres, por lo tanto, sabía de ante mano que desde el aviso del conserje hasta que el señor que venía a cortar la luz llegara a mi edificio pasarían un par de minutos.

    En esos no más de 5 minutos que demoró en llegar a la torre yo alcance a entrar a la página de Chilectra, realizar el pago y tener el comprobante para mostrárselo al encargado de realizar el corte y por lo tanto evitarlo. Pero al momento de hablar con esta persona se mostró completamente cerrada al hecho de no realizar el corte porque según él, el pago por internet tarda al menos dos horas en verse reflejado en “sistema”. Ante lo cual yo le mostraba el comprobante del pago y me decía con toda indiferencia que eso no valía nada y que el corte se realizaría sí o sí.

    Ante esta situación y la impotencia que me generó la conversación con el señor llamé al callcenter de Chilectra, donde me confirman que el pago ya aparece en el sistema y que puedo detener el corte mostrando el comprobante. Justo en ese momento me cortan el suministro (Se hace en el subterráneo del edificio), situación que le hago saber a la persona con la que estaba hablando por teléfono y me responde que vaya a hablar con el señor y le diga que el pago aparece en sistema y no me puede cortar la luz.

    La intransigencia fue aún mayor al decirme que el suministro ya estaba cortado y con una cara de raja impresionante me dice que yo pagué después de que él había realizado el corte. Lógicamente perdí la paciencia y le dije que me estaba mintiendo en la cara, que yo había hablado con él antes de realizar el corte y él me había dado como explicación que el pago aparecería luego de dos horas. Él jamás se movió de su posición de que yo pague después del corte y la única solución que me daba era poner un reclamo por lo acontecido.

    Cabe mencionar que el hecho de que se haya efectuado el corte significa un pago de alrededor de $14.000 pesos extra.

    Al ir a hacer el reclamo a la oficina de Chilectra me indican que el pago se efectuó a las 11:47 y el corte a las 11:30, por lo que el corte procedía. Efectivamente el pago lo realice a esa hora, pero la hora de corte es falsa. El problema es que según Chilectra es mi palabra contra la de ellos y ellos tienen esa información como prueba de que yo pagué después del corte.

    Demostrar que no fue así sería posible de múltiples formas pero ninguna de ellas simple.

    De partida ellos deben tener un registro de la dirección IP desde la cual se realizó el pago, y VTR también un registro que esa dirección correspondía a mi casa ese día. (Sin energía eléctrica Internet de VTR no funciona). El gran problema es que ninguno de esas pruebas las puedo obtener yo mismo.

    Las cámaras del edificio deben haber registrado mi conversación con el tipo de Chilectra, cuando él bajó a cortar el suministro y mi discusión posterior al corte y la llamada telefónica. Cosa que probaría la inconsistencia en el horario del corte.

    Supuestamente existe una grabación de mi llamada de ese día a Chilectra pero en la oficina no la pueden obtener debido a que se efectuó en el Callcenter, ellos solo pueden ver la hora a la que se realizó la llamada. Y para ellos esos no es una prueba válida.

    En fin, finalmente el cobro del corte y reposición lo harán igual y más encima quede de mentiroso, con la luz cortada por un par de horas y emputecido con Chilectra.

    Conclusiones

    • Las personas que van a cortar el suministro se pasan por la raja que el servicio este pagado al momento de su llegada porque seguramente les pagan por el número de cortes que hagan.
    • Los que cortan andan con una “maquinita” en la que indican los cortes que realizan y la hora de la misma, el problema seguramente se suscito porque antes de llegar al condominio deben haber marcado como hecho el corte que aún no hacían, por eso la diferencia de horas.
    • Si vuelvo a ver al guatón qliao que me cortó la luz y mintió en la cara con que pague después que él la había cortado lo subiré a bajaré a chuchas (#OKNOT)
    • La cuenta estaba atrasada, de eso estamos claro, pero en estricto rigor al momento del corte ya estaba pagada.
    • Chilectra es como la callampa y hacen lo que quieren. Chúpenlo.
  • Actualidad
  • Saliendo de mi burbuja

    Como siempre algunos pueden pensar que nací privilegiado, y otros que tuve mala suerte. Yo pienso que nací al medio, en esa clase social donde a pesar del gran esfuerzo y trabajo diario se pueden conseguir cosas que para otros son imposibles o un sueño.

    Mi familia “no es de plata”, pero mis papás tenían un buen trabajo. Estudie toda mi etapa de escolar en un colegio particular pagado súper católico y solo de hombres. Uno de esos colegios que tienen una mensualidad sobre el sueldo mínimo haciendo restrictivo su ingreso y que parezca una mierda para los colegios más caros de Santiago. Entré en pre-kinder y salí en cuarto medio de ese colegio, por lo que en gran parte era mi vida. No conocí la realidad de otro colegio.

    Nunca estuve aislado del mundo y veía como era la vida afuera, e incluso en mi misma casa. Mis papás con mucho esfuerzo y no sin dificultad pagaban mi colegio y el de mi hermana. Siempre pensando que solo podrían dejarnos una buena educación para nuestro futuro.

    En esa realidad que mis papás crearon tenía compañeros que sin lugar a dudas tenían muchos más recursos que mis papás y también otros que tenían menos. Nunca note en el colegio alguna distinción o discriminación económica a algún compañero, profesor, auxiliar, etc. En ese sentido me encantó la educación que recibí ahí. Todos eramos iguales. Jamás se despreció a nadie.

    Durante mi etapa en el colegio era bastante católico, creía en todo eso. Es lógico, fue lo que me enseñaron mis papás en la casa y en el colegio lo reafirmaron. Recién,  yo creo que, en segundo medio comencé a darme cuenta la estupidez que era todo eso, y lo contradictoria que era la iglesia a la cual pertenecía.

    Veía como me hablaban de caridad pero la congregación del colegio les pagaba o daba un montón de comodidades y verdaderos lujos a los curas (padres), entre otras muchas cosas.

    Así poco a poco comencé a cuestionar todo, todo lo que me decían, enseñaban y mostraban. Esa era mi máxima rebeldía. El punto culmine de mi shuper rebeldía fue no querer confirmarme. Cosa que supuestamente no era obligatorio pero era como si lo fuera. Lo bueno y raro para el colegio fue que varios de mis compañeros no la hicimos. Claro, no sin las charlas y discursos casi amenazantes del “Padre Rector”.

    En el colegio todos teníamos para comer, vestirnos bien, tener nuestros útiles, llevar colación, comprar en los recreos, en el almuerzo, etc. Cosa que una vez que salí del colegio me di cuenta con más fuerza que no es la realidad de la mayoría.

    En esa época yo no conocía lo que era andar en micro, tener pase escolar porque no nos daban, etc.

    Pensaba que todo esto era casi justo porque mis papás se habían esforzado y sacaban la cresta todos los días para tener las cosas que teníamos. Pensaba que la gente que tenía menos era porque no se habían esforzado lo suficiente o sus papás no lo habían hecho. No veía más allá de mis narices, porque no conocía otra cosa.

    Gracias a Dios (rememorando viejos tiempos) mis papás me mostraban y contaban otra realidad. La que ellos habían vivido cuando chicos y no tan chicos, una que distaba mucho de la que ellos me hacían vivir a mí. Sin embargo todo eso me parecía muy lejano y que prácticamente pensaba que eso había quedado en el pasado para todo el mundo, no solo para mi familia.

    Hoy quizás no piense igual que ellos, pero de cierta forma doy gracias que no hayan sido jamás de derecha y me hayan hecho pensar un poco más allá. Aun que como ya dije, en esa época no entendía bien. Siempre supe por ejemplo lo que fue el golpe militar, las atrocidades que se cometieron, etc.

    En mi familia todos eran de la concertación, algunos de ellos convertidos de la derecha, pero concertación al fin y al cabo. Sus ideas y por lo tanto lo que yo sabía era algo “central”. Odiaban a Pinochet pero lo más de izquierda que querían era algo como Bachelet.

    Cuando entré a la USACH vi una realidad que jamás había conocido. Las protestas, las peleas con los pacos, etc. Fue ahí cuando comencé a abrir los ojos sobre como eran realmente las cosas. Como era en realidad la represión y los abusos policiales, pero por sobre todo las mentiras de la televisión. Me fui dando cuenta que la prensa en general es cómplice con todos los abusos que cometían los carabineros. Eso sin lugar a dudas no me dejó indiferente y me emputecia. En esa época seguía siendo bien pollo para mis cosas y solo miraba lo que pasaba. Mi realidad comenzó a cambiar, ya no eran delincuentes contra carabineros que hacían el bien, sino todo lo contrario. Bueno, después de me fui de la USACH pero eso ya no importaba, los ojos ya los tenía abiertos.

    Hoy en día tengo veo las cosas muy diferentes a hace unos años, y sinceramente quiero cambiar todo. No sé como hacerlo, pero al menos deseo que cambie.

    Ya no creo en los políticos, no creo en la izquierda, no creo en la derecha. No quiero que vuelva Bachelet al poder como todos los que se juran izquierdosos quieren.

    En lo único que creo hoy en día es en el poder de la gente. El 2011 fue un año hermoso, fue un año donde salimos a la calle sin miedo, tal como nuestros papas crecidos en dictadura no se atrevieron y hoy lo hacen poco a poco junto a nosotros. Haber ido a algunas marchas con mi mamá ha sido una de las mejores cosas que pueden haber pasado, aunque en el momento pelee mucho con ella porque le tiene pánico a los pacos. No deja de ser curioso que le tenga tanto miedo.

    Ese es el miedo que hay que erradicar. Yo, y sé que la gente de mi edad no le tiene miedo a los pacos hijos de puta, a los políticos ni a nadie. Podrán pegarnos, armar montajes, tomar algunos detenidos y presos pero los jóvenes de hoy no tenemos miedo. No, y nunca más lo tendremos. Lo que tenemos es rabia contra este sistema injusto, y lo que ellos no entienden es que todas esas cosas que hacen solo la acrecientan.

    No es mentira que con cada palo que pegan 10 más se emputecen y saldrán a la calle la próxima vez. El mejor impulso que pueden dar a una protesta social es reprimirla y hacernos enojar. Eso quedó demostrado el 4 de Agosto del 2011.

    Ellos no entienden que lo nuestro no es la violencia, es todo lo contrario. Y si algunos son violentos, no lo justifico, pero lo entiendo. Para eso es clave entender que lo que es realmente violento es que no todos tengan derecho a una educación de calidad, a un sistema de salud y trabajo digno, etc. O peor aún, que algunos lucren y se hagan millonarios a costa de la salud, la educación y otras cosas básicas para vivir. Eso es verdadera violencia. Que un “capucha” tire una piedra, queme un banco, un Mc Donalds o una micro no tiene comparación con lo que dije antes.

    Los triunfos ciudadanos son nuestros triunfos, los triunfos de la gente común y corriente. Suman y siguen, esto no parará hasta cambiarlo todo. Ya sea que este Piñera en el poder o algún concertacionista al peo y vendido.

    En fin, me he alargado demasiado. Algún día escribiré de todo lo que hoy pienso y en lo que creo.